jueves, 26 de noviembre de 2015

Boletín AEDD nro 1192 : Comunicado de prensa Justicia Ya La Plata

Asociación de ex Detenidos Desaparecidos

Buenos Aires, Argentina
   LA PLATA


Una vez más el diario La Nación convoca a perpetuar la impunidad para los genocidas de la dictadura cívico militar instaurada en marzo de 1976. El editorial del 23/11 del diario de los Mitre mediante argumentos falaces intenta hacer creer que la justicia por la cual venimos luchando hace 40 años es venganza intentando influir para que no continúe la investigación y el procesamiento a los jueces que fueron partícipe del genocidio encubriendo las desapariciones, rechazando miles de habeas corpus y tomando declaraciones durante las torturas. Este editorial pretende tapar con tinta, al igual que lo hizo durante el terrorismo de estado, la desaparición de 30.000 compañeros y compañeras, la apropiación de más de 500 niños y niñas mediante el secuestro, la tortura y el asesinato de la mayoría de sus madres. 

El editorial del diario La Nación, además, ataca la decisión del TOF 1 de La Plata que en un fallo histórico condenó por genocidio a algunos de los miembros del Grupo de Tareas 5 a los cuales en virtud de los gravísimos delitos cometidos y comprobados en el juicio oral, les revocó la prisión domiciliaria.
Pero lo que pretende el Diario La Nación, bajo el paraguas del resultado electoral del último domingo, es no solo la reivindicación del terrorismo de estado y la impunidad de los genocidas procesados y los ya juzgados, sino también ocultar que el genocidio fue impulsado por los grupos del poder económico que planificaron y financiaron el golpe a favor de una política que los beneficiara a costa de la miseria para nuestro pueblo y que el golpe no hubiera sido posible sin la complicidad de muchos medios de prensa, como lo fue sin duda el diario La Nación, que integraron parte de esta "pata" civil autora del genocidio. 7

Una vez más el diario La Nación convoca a perpetuar la impunidad para los genocidas de la dictadura cívico militar instaurada en marzo de 1976. El editorial del 23/11 del diario de los Mitre mediante argumentos falaces intenta hacer creer que la justicia por la cual venimos luchando hace 40 años es venganza intentando influir para que no continúe la investigación y el procesamiento a los jueces que fueron partícipe del genocidio encubriendo las desapariciones, rechazando miles de habeas corpus y tomando declaraciones durante las torturas. Este editorial pretende tapar con tinta, al igual que lo hizo durante el terrorismo de estado, la desaparición de 30.000 compañeros y compañeras, la apropiación de más de 500 niños y niñas mediante el secuestro, la tortura y el asesinato de la mayoría de sus madres. 

El editorial del diario La Nación, además, ataca la decisión del TOF 1 de La Plata que en un fallo histórico condenó por genocidio a algunos de los miembros del Grupo de Tareas 5 a los cuales en virtud de los gravísimos delitos cometidos y comprobados en el juicio oral, les revocó la prisión domiciliaria.

Los juicios se han logrado con el esfuerzo y la lucha popular y con el costo de la segunda desaparición de López y el asesinato de Silvia Suppo. Estos juicios a los que tanto teme el diario La Nación se hacen en base a la tarea la que llevan adelante los sobrevivientes y familiares, aún frente a la orfandad que produce el Estado al negarse a abrir todos los archivos que facilitarían enormemente la reconstrucción de la verdad histórica para lograr la justicia necesaria. El retardo del Estado en llevar a juicio a todos los genocidas, así como los beneficios extraordinarios de prisiones domiciliarias o excarcelaciones que muchos genocidas gozan, son también parte de esta construcción de impunidad por la que aboga este editorial.

Somos parte de la expresión de los avances en materia de DDHH que la lucha popular logró llevar adelante, no daremos un paso atrás, no retrocedemos, seguiremos dando batalla por sostener, ampliar y profundizar los derechos conquistados.

Los organismos de DDHH, abogados y querellantes que conformamos Justicia Ya La Plata, al igual que lo hemos hecho siempre, contra la ley de auto amnistía desde la propia dictadura, contra las leyes de obediencia debida y punto final, contra la amnistía menemista, contra los juicios parciales y a cuentagotas, gobierne quien gobierne, seguiremos luchando por lograr que se juzgue y se condene a todos y cada uno de los genocidas, sean policia, militares, jueces, burócratas sindicales, miembros del clero, empresarios o dueños de diarios y que se los juzgue y condene por todos y cada uno de los compañeros secuestrados, torturados, asesinados o desaparecidos.

Las pocas condenas en relación a la cantidad de genocidas que perpetraron asesinatos, secuestros, desapariciones, violaciones y robos de bebes, lejos de configurar violación a los DDHH de hoy como lo señala este editorial, son algo de justicia reparadora del tejido social roto por la dictadura y por el contrario la impunidad que pretenden, así como el sostenimiento del aparato represivo, la utilización de la desaparición forzada y el gatillo fácil por motivos políticos o sociales, para mantener los mismos intereses que defendieron los genocidas a costa de nuestros 30.000 compañeros detenidos desaparecidos constituyen las verdaderas violaciones a los DDHH actuales.

JUICIO Y CASTIGO A TODOS LOS GENOCIDAS, POR TODOS LOS COMPAÑEROS
NO OLVIDAMOS, NO PERDONAMOS NO NOS RECONCILIAMOS

CONTACTOS DE PRENSA:
María Luz Santos Morón tel; 221-155928826 
María Laura Bretal tel: 221-15558751
Pía Garralda: tel: 221-15 5529756
Carlos Zaidman tel: 221-15573140

 

justiciayalp@yahoo.com.ar

Boletín AEDD nro 1191 : No es venganza. Se trata de memoria, verdad y justicia

Asociación de ex Detenidos Desaparecidos
 Buenos Aires, Argentina

Gacetilla de Prensa

ENCUENTRO MEMORIA VERDAD Y JUSTICIA

No es venganza.
Se trata de memoria, verdad y justicia

Aún no terminó el recuento definitivo de votos y ya, desde las columnas editoriales de los voceros del poder económico más concentrado y entreguista, claman por “no más venganza”. Así llaman a la búsqueda de memoria, verdad y justicia por las responsabilidades políticas y materiales del terrorismo de estado, intentando retornar a la impunidad de la obediencia debida, el punto final y los indultos, aludiendo a una supuesta verdad ‘incompleta’.

Hay una verdad completa, que la historia y nuestro pueblo ya saldaron.

La verdad completa es que el terrorismo de estado significó la  brutal represión, racional y planificada  contra  nuestro pueblo y que tiene  un nombre  preciso: genocidio. Genocidio que impuso la desaparición de  hombres, mujeres,  jóvenes  , niños,  para sembrar el terror y  que  tuvo como objetivo  aniquilar el amplísimo movimiento obrero y popular  que se proponía  conseguir profundas  transformaciones en la Argentina. Por esto se buscó destruir todas las formas  de organización de los trabajadores y el pueblo.

La verdad completa es que el terrorismo de estado fueron los  campos de  concentración, la  desaparición, el  asesinato, la  cárcel, el  exilio,  el secuestro, la  tortura y el robo  de  niños, que destruyó miles de familias.

La verdad completa es que ese genocidio  fue impulsado por  los grupos del poder económico que  planificaron y financiaron el golpe a favor de  una  política que los beneficiara a costa de la miseria sistemática  para  nuestro pueblo.

La verdad completa es que en ese genocidio participaron las  patronales y dirigentes sindicales traidores que entregaron  cuerpos de  delegados, como en Ingenio Ledesma, Mercedes Benz, Ford;  la mayoría de la jerarquía de la Iglesia que los bendijo,  los jueces que los  ampararon,  los  políticos que  los  avalaron y  a los  grandes medios de  comunicación  que  les  lavaron la cara a todos ellos.

La verdad completa es que el terrorismo de estado fue la desaparición de los derechos políticos y democráticos de la mayoría de los argentinos, la metódica violación a sus derechos humanos.

Detrás de este reclamo de impunidad al terrorismo de estado se agazapan un nuevo saqueo al salario, un ataque a las paritarias y el derecho de huelga, la criminalización de la protesta y, en definitiva, un ajuste para descargar sobre los trabajadores y el pueblo los costos de una economía estancada y en crisis.

Repudiamos este burdo intento por restaurar la total impunidad a la dictadura genocida y sus cómplices civiles.

Convocamos a transformar la conmemoración del 40° aniversario del golpe de 1976 en un masivo repudio a estos intentos y la ratificación de nuestros reclamos de  memoria, verdad y justicia sobre los crímenes del terrorismo de estado.