jueves, 22 de octubre de 2015

Boletin AEDD nro. 1185 : EN EL NOMBRE DE ADRIANA CALVO

20 DE OCTUBRE DE 2015
COMUNICADO DE PRENSA
 
En el nombre de Adriana Calvo
 
El día de ayer marca un antes y un después en la lucha por Verdad y Justicia en la Argentina. El fallo dictado por el Tribunal Oral Federal N°1 condenando a todos los imputados que llegaron a juicio por ser parte de la Fuerza de Tareas N° 5, como CO-AUTORES DEL DELITO INTERNACIONAL DE GENOCIDIO e imponiéndoles la pena de Reclusión Perpetua a Jorge A. Errecaborde, José C. Fernández Carró y Fernando Guitian y la pena de 25 años de Prisión a Antonio Vañek, Juan C. Herzberg, Carlos J. Schaller, Luis Roca y Eduardo A. Meza, configuran un punto de inflexión en la historia de los juicios por el genocidio perpetrado por la dictadura cívico militar instaurada mediante el golpe de Estado del 24 de marzo de 1976.
Desde Justicia Ya La Plata y a partir del trabajo y la insistencia de Adriana Calvo, nuestra compañera fallecida en diciembre de 2010, venimos bregando desde el primer juicio a Miguel Osvaldo Etchecolatz en el año 2006, por que la justicia reconozca que en nuestro país el Terrorismo de Estado fue el perpetrador de un delito específico dentro de los delitos considerados de Lesa Humanidad, que es el delito de Genocidio, que el objetivo que buscaron al asesinar, secuestrar, torturar, apropiarse de criaturas, violar, robar y cuanto delito imaginable pueda existir, no fue otro que el de eliminar al grupo nacional que se oponía a sus planes de hambre, represión y sumisión internacional.
Es cierto que en otros fallos las sentencias marcaron que estos delitos se habían cometido en el “marco de un genocidio” que si bien fue un avance no definía que quienes habían sido los autores de estas atrocidades eran los responsables directos del genocidio, luego y más cercano en el tiempo logramos las condenas como “complicidad en el genocidio”, la complicidad, a nuestro entender, tampoco marcaba claramente al genocida, todos lo habían ayudado pero específicamente ninguno era genocida. De ahí que consideramos a este fallo que ubica claramente a este grupo como parte de los GENOCIDAS responsables con participación activa y directa en el genocidio.
Este avance, merced a la lucha de todos y al trabajo de nuestra querella, nos compromete a seguir luchando por juicios a Todos los Genocidas y por Todos los Compañeros. En este juicio solo fueron juzgados 8 responsables (había un total de 10 pero dos fallecieron impunes antes del comienzo del mismo) y se trataron los casos de 55 compañeros, sin embargo, desde las mismas declaraciones de los familiares, amigos y compañeros durante las audiencias, quedó demostrado la responsabilidad de muchos otros genocidas que debieron estar sentados para ser juzgados y no lo estuvieron, como así también decenas de compañeros que sufrieron la represión a manos de los mismos imputados y cuyos caso no fueron tenidos en cuenta en este juicio.
No podemos dejar de mencionar la actuación fundamental de nuestra querella en el logro de gran parte de este fallo, siendo que muchas de las situaciones reflejadas en él fueron solicitadas en soledad por Justicia Ya. Nos enorgullece ser los únicos en pedir el cambio de calificación, es decir, ser los únicos en decirle al Tribunal: “Sres Jueces esto fue Genocidio y por eso deben condenarlos”
Tampoco podemos obviar el triste papel de la fiscalía que lejos de asumir su rol de investigador y acusador en nombre de todos y a casi 40 años de producidos los hechos que fueron juzgados en este juicio oral, pidió penas irrisorias frente a la magnitud de los delitos cometidos y se escudó no sabemos bien en qué, para no acompañar las ampliaciones solicitadas por Justicia Ya por doce casos, que logramos incorporar, con el fin de evitar aunque más no sea en parte el terrible desguace al que fue sometida esta causa.
Desde nuestra querella seguimos denunciando ya desde primera instancia que las causas que se instruyen para que luego sean llevadas a juicio, son sesgadas, divididas, parcializadas, convergiendo estos hechos en productores y favorecedores de la impunidad a cientos de genocidas que continúan libres o muriendo sin ser juzgados y condenados y consecuentemente la negativa de justicia por miles de compañeros. Genocidas que no fueron solo los militares y miembros de las fuerzas de seguridad que se constituyeron en sicarios, fueron parte activa de este genocidio muchos civiles, dueños y directivos de empresas y también componentes de la burocracia sindical, quienes entregaron listas de los compañeros que luego eran secuestrados. En el fallo a este grupo de FT5, frente a la cantidad de denuncias en ese sentido sindicando muchas veces a los responsables con nombres y apellido, como es el caso de Marín, debió ser considerado y ameritó un pedido expreso del tribunal a los juzgados de instrucción para que sean debidamente investigados y elevados para ser juzgados.
En el nombre de Adriana Calvo, en el de Jorge Julio López, en el de Silvia Suppo, en el de los 30.000 compañeros Detenidos desaparecidos, seguiremos exigiendo en todas las instancias y con mucha más fuerza a partir de este fallo, para que a quienes fueron parte del genocidio se los juzgue por lo que son: GENOCIDAS.

JUICIO Y CASTIGO A TODOS LOS GENOCIDAS POR TODOS LOS COMPAÑEROS.
NO OLVIDAMOS, NO PERDONAMOS, NO NOS RECONCILIAMOS .
CÁRCEL COMÚN, PERPETUA Y EFECTIVA A TODOS LOS GENOCIDAS.

CONTACTOS DE PRENSA:
María Luz Santos Morón tel; 221-155928826
María Laura Bretal tel: 221-15558751
Pía Garralda: tel: 221-15 5529756
Carlos Zaidman tel: 221-1557314