domingo, 11 de mayo de 2014

Boletin de la AEDD nro. 1077 : Sobre las reparaciones económicas

Cuando desde el gobierno de Menen se decretó la ley de reparaciones económicas como forma de evadir las sanciones de la OEA que le reclamaba reparaciones judiciales o materiales para las víctimas del Terrorismo de Estado, la AEDD se opuso desde el inicio a la misma.

En 1992 nos pronunciamos en el comunicado “No queremos ese dinero” y en 1997 en “Honrar la  Vida ” repudiamos la política menemista que extorsionaba a los familiares de los desaparecidos y a los ex detenidos desaparecidos obligándolos a renunciar a cualquier otra acción judicial.

Decíamos:

“…después de trece años de régimen constitucional, tenemos un amplio despliegue de memoria sobre temas del terror, sostenido materialmente por la libertad de los criminales acompañado por una socorrida “condena moral” de boca, incluso, de quienes firmaron las leyes de impunidad.

Es en este marco que se nos ofrece a los familiares de los desaparecidos, a los ex detenidos en cárceles “legales” o “ilegales”, una reparación económica.

Para la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos, la justicia entera, la que se nutre de una condena moral y material simultáneamente, es prioritaria respecto de cualquier  “beneficio”, sea económico, administrativo, termal o terapéutico.

Nuestra reparación es la justicia. Nuestra terapia es que Massera, Sicilingo, Vergez y otros asesinos no nos instruyan por televisión sobre su siempre disponible capacidad de muerte para con los demás, que el Turco Julián no sea parroquiano de nuestros cafés, que Astiz no siga bailando su danza macabra a nuestro alrededor, que Videla esté en la cárcel y no en las plazas públicas. En suma, y sin preocuparnos por parecer obvios: nuestra justicia es la justicia.””

“Volvamos a ser obvios. El reconocimiento que esperamos del Estado es que las cárceles encierren a quienes hemos denunciado como golpistas, secuestradores, torturadores y asesinos””.

“De acuerdo a las últimas declaraciones oficiales (Políticas reparatorias en derechos humanos”, Alicia Pierini, 12-12-96, Página 12, p.8), parece ser que los miembros de la AEDD formamos parte de los pequeños grupos sectarios que no quieren la paz ni la reconciliación entre los argentinos. Puntualizamos aquí que no nos reconciliaremos  jamás con violadores, torturadores y asesinos. Tampoco nos deja tranquilos, ni mucho menos nos “repara” la hipócrita paz construida sobre el Punto Final, la obediencia Debida y los indultos:” “Justicia, justicia será siendo nuestro rencoroso reclamo “.


Es indudable que hoy nos encontramos en otra situación. La interminable lucha de los organismos de derechos humanos, sobrevivientes y familiares acompañadas por una parte importante de nuestro pueblo dio lugar a la anulación de las leyes de impunidad y el comienzo de un largo camino de justicia.

Hoy no están los criminales pavoneándose por televisión o en las revistas. La lucha contra la impunidad permitió que  se desarrollen los juicios a los acusados y tenemos una pequeña parte de la justicia a la que aspiramos.

No se juzga a todos los represores por todos los compañeros que fueron secuestrados en cada centro clandestino, ni se reconoce judicialmente el genocidio para condenarlos, ni están todos los genocidas que deben estar, ni se abren los archivos de la dictadura.

El Estado no ha investigado para conocer toda la verdad.

Pero las condiciones que nos llevaron a rechazar las reparaciones no están presentes.

Nunca sostuvimos, y nos opusimos a aquella consigna “el que cobra las reparaciones está vendiendo la sangre de sus hijos”. Siempre afirmamos que lo prioritario para nosotros era la condena moral y material. Hoy no hay lugar para la reivindicación del genocidio y la justicia la estamos logrando a cuentagotas pero avanzamos.

¿Es justo que el Estado repare materialmente a las víctimas de la dictadura?  Sí, creemos que es justo siempre y cuando lo entendamos como  subsidiario y complementario de la reparación esencial que es la justicia.

 ASOCIACION DE EX DETENIDOS DESAPARECIDOS

No hay comentarios: