lunes, 31 de marzo de 2014

Boletín de la AEDD nro 1064 : Juicio La Cacha: Audiencias del miércoles 19/3 y viernes 21/3 de 2014

Maria Elena Corbalán
Félix  Picardi
Cristina Marrocco
Esteban Alaye
    Asociación de Ex-Detenidos Desaparecidos
     Buenos Aires, Argentina


  Gacetilla de prensa
    
Juicio La Cacha: Audiencias del miércoles 19/3  y viernes 21/3 de 2014

         
    Miércoles 19/3/14

    Testimonios
    Jorge Daniel Bessone
    Citado para declarar por la víctima José Gálmez (“Dedos”). Vivían juntos. Gálmez estudiaba agronomía. Habló de la integridad, la inteligencia y la solidaridad del compañero desaparecido por la dictadura.
    Ambos formaban parte del centro de estudiantes de Carlos Tejedor. En el ‘73 comenzaron a militar en la agrupación Azul y Blanca de la JUP.  Más tarde Gálmez se fue a vivir a otro lado.
    El 16/3/77 allanaron el dpto. de al lado estando Gálmez de visita en su casa y secuestraron a un chico llamado Carlos González.  Ante esa situación, Gálmez le dijo al testigo dónde vivía.
    Entre el 15 y el 18 de mayo del mismo año, Bessone lo fue a buscar a la pensión donde vivía y le dijeron que no había vuelto. Al padre le dijeron que lo habían secuestrado sus compañeros.
    Más tarde se supo que lo habían llevado a la Cacha  a través de  una “menor“ que lo vio en ese CCD.
    
    Carlos León Platz
    Fue citado como testigo por haber presenciado el secuestro de Esteban Alaye, el cual relató con todo detalle.

      
    Carlos Aurelio Bozzi
    Citado por los casos de Alberto Weber y Stella Maris Giourgas.
    El 8/7/77 en Mar del Plata fue secuestrado junto con Norberto Centeno (relator de la ley de contratos de trabajo), Camilo Ricci, Raúl Alais, Salvador Arestín y Tomás Fresneda en lo que se llamó “la noche de las corbatas” por ser todos abogados.  A Fresneda lo secuestraron con su esposa.  Se llevaron además a otras cuatro personas. Los llevaron a un bosque, encapuchados. Esa noche mataron a Centeno y a la esposa de Fresneda.
    Supo dónde estuvo por el testimonio de Marta de Candeloro en el Nunca Más, quien escuchó cuando los llevaron. El lugar era La Cueva (CCD de Mar del Plata, ubicado bajo un viejo radar de la Fuerza Aérea en Camet, Mar del Plata).
    Nombró a Candeloro; a un soldado Juan Carlos Valle, Stella Maris Bojorge,  Moler y Cuesta. El 13/7/77 llevaron a otra pareja al CCD pero nunca supo quiénes eran.
    Cuando lo liberaron, sus captores montaron una escena para hacerle creer que lo había secuestrado la agrupación Montoneros. Lo metieron en el baúl de un Falcon. Cuando el auto frenó, oyó disparos y quejidos de agonía, hubo corridas. En ese episodio asesinaron a A. Weber y S. M. Giourgas. Había un tercer cuerpo que nunca supo quién era.

    Viernes 21/3/14
    
    El imputado Roberto Balmaceda está haciendo huelga de hambre. La abogada defensora explicó que está haciendo huelga de presencia en la sala y de hambre. El juez C. Rozansky lo hizo revisar con un médico.  El  abogado defensor Martín Adrogué manifestó que no consume sólidos por recomendación médica, porque estaba descompuesto, se sentía mal.
    El imputado Rufino Batalla pidió no estar presente por cuestiones médicas, alegó que tiene que moverse.
    
    Testimonios
    Roberto Achares
    Vivía con la esposa y tres hijos de 9, 8 y 2 años.  Trabajaba en Sancor S.A., era de  la JTP.
    Fue detenido en calles 7 y 109 en La Plata, en abril de 1977. Destruyeron una parte de su casa. 
    Ese día también estaba en al casa otra pareja que tenía problemas de residencia. El chico se escapó y la chica murió.  Quedó  una nena chica  junto a su señora y los hijos, que fueron trasladados a una comisaria cerca de La Plata, luego los dejaron en libertad.
    A él lo encapucharon y metieron en un auto, en el baúl. Fue trasladado un tiempo bastante prologando. Después se enteró que estuvo en La Cacha.  Lo torturaron, siempre estuvo tabicado, engrillado de pies y manos y encapuchado. Le preguntaron si tenía militancia gremial o política.  No conocía a nadie en ese recinto. Se escuchaba que pasaba algunas veces un tren.
    Estuvo 4 meses y medio en La Cacha, siempre en el mismo sitio. 
    Había una serie de cuidadores, eran los llamados Carlitos. Recuerda a uno, un hombre grande, que andaba con un perro, el Oso. Andaba con un revolver, dos o tres veces gatilló y no salieron balas, lo ponía en la boca o en la cabeza de los/as  detenidos/as. Algunos represores decían que pertenecían al servicio penitenciario, otros decían que eran del ejército.  Del Francés recuerda que algún guardia decía que llegaba “un torturador”.
    Pasó dos veces un cura joven.
    Durante las torturas,  el que preguntaba mucho por gente, era el Oso.
    Métodos de tortura: picana, submarino.
    Les decían que tenían una X en la espalda, significaba que eran los primeros que tenían que morir si alguien llegaba a rescatarlos.
    Estuvo con Molina, lo conocía de afuera, era militante. Cuando salió del edificio principal y lo llevaban al lugar de tortura pasó por una oficina, ahí estuvo con él. Tenía 35 o 36 años.
    No recuerda nombres, sólo a Molina y a Bettini, una persona mayor que no era militante.
    No conoció a Rosa Núñez.
    Una noche los sacaron a él y a Molina, los llevaron a la comisaría 9.  Después lo llevaron a la Unidad 9; estuvo 3 meses ahí, en la enfermería porque no podía caminar a raíz de las torturas.  Le hicieron un test psicológico.
    Estuvo un año con libertad vigilada. Tenía que presentarse en la brigada de San Justo.
    Quiere decir que le es satisfactorio haber podido servir para algo. Quisiera que el testimonio sirva para que no pase nunca más.
    
    Juan José Picardi
    Testimonia por su hermano Félix.
    Cacho era el apodo de su hermano.  Ambos vivían en la Plata, Félix estudiaba veterinaria e integraba la comisión estudiantil.
    
      En marzo del 76 el testigo se va a Mercedes. Encontró a la abuela atada a la cama,  habían ido fuerzas de seguridad a buscar al hno. A partir de ahí, se sintieron perseguidos, con miedo permanente por todo lo que estaba pasando.
    El 18 de abril del 77 el hermano fue secuestrado en un operativo en La Plata, en Villa Ponzatti.
    Tuvieron confirmación de ello en mayo del mismo año, por un chico que había estado compartiendo la habitación con Félix. En el operativo estaba con la señora, ella embarazada y se llevaron a los dos. Supo que estuvieron detenidos en La Cacha.
    No pudieron reconstruir que pasó, sólo saben que estuvo en La Cacha, que los tenían encapuchados, tabicados, que fue a una sesión de interrogatorio, y no volvió. Lo supo por gente que compartió con él la detención.
    Cristina Marroco era la esposa del hermano, estaba embarazada de 2 meses. Estaba en el centro de estudiantes de la Facultad de veterinaria.

    Nunca supo que pasó con su embarazo. Una hermana de Cristina fue secuestrada también.
    No sabe el nombre del chico que estuvo con él en La Cacha.
    El padre hizo infinidad de gestiones, presentaciones de Habeas Corpus, muchas denuncias en la justicia. El padre habló con un coronel Sullivan quien le dijo que no le iba a dar información aunque lo tuviera en el sótano de su casa.
    Sabe de 37 casos de personas desaparecidas de Mercedes.
    El dolor de esta desaparición ha generado un daño muy grande en esta familia. A la madre que siempre espero una noticia, al padre, a él también.
     
    Ilda  Raquel Picardi
    Aporta otros datos sobre la desaparición de su hermano.  El apodo familiar era Cacho.
    Lo quiso muchísimo, tuvo una vida de mucha solidaridad. Desde la escuela secundaria había estado en relación con el Padre Kelly de Mercedes, también víctima de la dictadura.
    Estudiaba en la Plata, estaba en el centro de estudiantes de la facultad de veterinaria. Trabajaba en una panadería.
    El 30 de marzo del 76 lo fueron a buscar a Mercedes a la casa de la abuela, quien fue muy maltratada. En simultáneo en La Plata había habido otro operativo en su domicilio. El 18 de abril de 1977 fue el secuestro de su hermano y la cuñada.
    El padre empezó a movilizarse, se puso como objetivo llegar al lugar del hecho. Recorrió panaderías con la foto del hermano y llegó a un lugar donde le dijeron que lo conocían,  le contaron lo que había pasado. Supieron que los sacaron en dos autos, un Falcon verde y un Peugeot. A él en el asiento de atrás, y a ella amordazada.
    El hijo del dueño de la pensión donde vivía el matrimonio quiso hizo la denuncia en la comisaria 5 de la Plata. Le dijeron que si quería le tomaban la denuncia, pero que no le convenía porque estaba metido el ejército.
    Les llegó información a través de la curia de Mercedes.
    Sobre el embarazo de su cuñada tuvo conocimiento que había abortado luego de una sesión de torturas. Presentó la denuncia en Naciones Unidas.
    La madre lo esperó todas las noches, cuando había un ruido pensaba que él iba a entrar.  El dolor del padre...
     
    María Cecilia Marcela Corbalán
    Declaró por su hermana mayor María Elena.  Cuando fue secuestrada el 10 de junio de 1977 ella tenía 12 años.

    Les había contado que estaba embarazada de 3 meses. Vivía con su esposo Mario Suárez Nelson en la calle 8 cuando la secuestraron a ella y lo mataron a él.
    En agosto del 77, llamaron por TE a la casa y dijeron que Elena Corbalán había tenido una nena por cesárea que  pesó 3, 5 kg.  y le puso el nombre Lucía.  La hija de ella se llama Lucía también.
    Sabe que militaba en Montoneros, que le decían Negrita o Mónica.  Que estuvo con un señor en la Cacha, no recuerda el nombre, él les contó algunas cosas: que daba ánimo,  que le quería poner Lucía a su hija.
    En Abuelas la ayudaron a reconstruir la historia de la hermana. Con la gente de Hermanos también quisieron reconstruir los y conocer qué había pasado con su sobrina.  Las Abuelas encontraron a una mujer que podía ser la sobrina. Finalmente se hizo el análisis de  ADN, resulto ser la hija de su hermana.  El hermano mayor trabajó con el hijo del cónsul de Bolivia, quien tenía relación con Herzberg, el apropiador;  pudieron rearmar la historia y recuperar a Lucía.

No hay comentarios: