martes, 12 de junio de 2012

Boletin AEDD- Mariano, seguiremos luchando contra la impunidad de los genocidas

Mariano tenía 22 años. Era periodista y estudiaba Antropología en la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA. Militaba en la organización Montoneros.

En los años 1976 y 1977 su entorno familiar sufrió atrozmente la persecución de la dictadura.

El 11 de noviembre de 1976 desaparecieron a quien había sido su primera esposa, Liliana. El 20 de abril de 1977 desaparecieron a su pareja Verónica, que fue asesinada.

Su cuerpo sin vida fue entregado a la familia. El 21 de agosto del mismo año secuestraron a su hermano de 15 años, que permaneció detenido-desaparecido durante varios días en la ESMA. El 4 de septiembre desaparecieron a su hermana y a su cuñado, y posteriormente a la madre de éste último.

Guillermo Pages Larraya

El 21 de diciembre de 1977, Mariano se encontró con un compañero en el restaurante “Emiliano” en la esquina de Av. Las Heras y Laprida. Allí fueron secuestrados por una patota del Circuito represivo ABO. Fue conducido a los campos de concentración Atlético, Banco y Olimpo. Permaneció detenido durante casi un año. Fue “trasladado” desde el Olimpo el 6 de diciembre de 1978.

Al día de hoy permanece DESAPARECIDO.

JUICIO Y CASTIGO

Los represores Pedro Santiago Godoy y Alfredo Omar Feito, genocidas que actuaron en el Circuito represivo ABO, acaban de ser juzgados por el Tribunal Oral Federal N° 2 a cargo de los jueces Jorge Alberto Tassara, Jorge Luciano Gorini y Rodrigo Giménez Uriburu.

Tanto Godoy como Feito habían sido acusados por el delito de privación ilegal de la libertad agravada por haber sido cometida por un funcionario público y mediando violencia o amenazas y por el delito de imposición de tormentos, todo ello sobre más de 100 víctimas que pasaron por el circuito ABO. Es decir, por el secuestro y las torturas cometidas contra los compañeros detenidos-desaparecidos.

Entre las víctimas se encontraba el caso de Mariano.

El viernes pasado, 8 de junio de 2012, el veredicto del TOF 2 condenó:

A Pedro Santiago Godoy a la pena de 25 años de prisión e inhabilitación absoluta y perpetua.
A Alfredo Omar Feito a la pena de 18 años de prisión e inhabilitación absoluta y perpetua.

Alegría, justicia, alegría… justicia… alegría…? justicia…?

Con sus palabras leguleyas, el poder judicial decía condena, pero en los hechos concretos, Pedro Santiago Godoy no irá a cárcel común, sino que irá a cumplir su condena a su casa en el barrio de Flores.
Alerta! Alerta! Alerta los vecinos de Flores!

Un genocida vuelve a caminar por su barrio… eso sí, condenado.

Feito por su lado, fue condenado a 18 años de prisión, sí, pero se lo absolvió por el caso de Mariano, dice el poder judicial que NO es responsable por el secuestro, la desaparición y las torturas que sufrió el compañero, a pesar de haber compartido cautiverio con algunas de las víctimas que tuvieron el ¿privilegio? de ser seleccionadas por los jueces para condenar al genocida Feito.

MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA


Muchos sobrevivientes testimoniaron sobre el cautiverio de Mariano y su paso por los tres centros clandestinos Atlético, Banco y Olimpo.

Mariano fue sometido al trabajo esclavo, y en el campo, detenido, resistiendo al mandato de la muerte y la desaparición que imponían los genocidas, Mariano se enamoró de Claudia.

Y le dedicaba esta canción:

Tú no puedes volver atrás,
porque la vida ya te empuja,
como un aullido interminable, interminable.
Te sentirás acorralada,
te sentirás perdida y sola,
tal vez querrás no haber nacido, no haber nacido.

Pero tú siempre acuérdate de lo que un día yo escribí
pensando en ti, pensando en ti  como ahora pienso.

La vida es bella ya verás
como a pesar de los pesares
tendrás amigos, tendrás amor, tendrás amigos.
Un hombre solo, una mujer,
así tomados, de uno en uno
son como polvo, no son nada, no son nada.

Entonces siempre acuérdate de lo que un día yo escribí
pensando en ti, pensando en ti como ahora pienso.

Nunca te entregues ni te apartes,
junto al camino, nunca digas:
no puedo más y aquí me quedo, y aquí me quedo.
Otros esperan que resistas,
que les ayude tu alegría,
que les ayude tu canción, entre sus canciones.
No sé decirte nada más
pero tú debes comprender
que yo aún estoy en el camino, en el camino.

Entonces siempre acuérdate de lo que un día yo escribí
pensando en ti, pensando en ti como ahora pienso
.

MARIANO, nosotros seguimos pensando en vos, en todos los compañeros y compañeras detenidos-desaparecidos, y seguimos exigiendo JUICIO Y CASTIGO A TODOS LOS GENOCIDAS, CONDENA POR TODOS LOS COMPAÑEROS!
Asociación de Ex –Detenidos Desaparecidos