jueves, 20 de mayo de 2010

Boletín de noticias y actividades de la AEDD nro 670

RICARDO ALBERTO FRANK - 1957- 20 de mayo-2010 - Detenido desaparecido el 10/11/78 - visto en la ESMA

Recordar cada año tu nacimiento
Imaginándote
Carece de significado si no
Apostamos a la MEMORIA, LA VERDAD y la JUSTICIA
Ratificando día a día nuestro compromiso
De no perdonar, no reconciliarse y no
Olvidar
 
Hoy Ricardo cumpliría  53 años.

Pensaba en estos días tan especiales en que se está desarrollando el juicio por algunos de los crímenes cometidos en la ESMA, lugar donde fue visto con vida luego de su secuestro, la trascendental importancia de los sobrevivientes compañeros de cautiverio que una y otra vez en el transcurso del mismo traen frente a los jueces de Comodoro Py su nombre  junto a los de Yoyi, Dina y Titín, con datos precisos y contundentes que ratifican una vez más su paso por ese Centro Clandestino de Detención.

Amalia María Larralde declaró haber visto en el escritorio del "Tigre" Acosta  un papel donde figuraban los cuatro nombres junto a una cruz.

En su indagatoria del 18 de marzo,  el represor capitán Jorge Acosta, ex jefe de inteligencia de la Unidad de Tareas 3.3.2 de la ESMA,  se definió como “un combatiente”. No precisó en qué batallas intervino. Aseguró con voz pausada que “jamás buscó la muerte”, aunque admitió “algunas causadas por mi accionar militar”. No especificó si con fusil o picana. Tampoco el destino de los cuerpos de sus enemigos. Criticó a sus superiores por no haberse responsabilizado de los trabajos sucios encomendados y aseguró que “uno de los grandes problemas” de la conducción naval tras el retorno democrático fue “haber dejado gente viva”.

Y esto que para el genocida fue un ERROR, el haber liberado a algunos de sus secuestrados, es lo que permitió reconstruir la historia durante estos últimos 30 años, haciendo posible gracias a la lucha del pueblo, de los organismos de derechos humanos, familiares y organizaciones sociales que se fueron sumando para exigir JUICIO Y CASTIGO a los GENOCIDAS.

El ejemplo de los ex detenidos con sus conductas en los campos, donde la ética, la solidaridad, el respeto por el compañero en sus  actitudes, el intentar salvar al otro y ayudarse en forma colectiva, lo vimos claramente en la presentación del film “ESMA, Memorias de la resistencia” presentado por La Asociación Ex Detenidos Desaparecidos  (AEDD) y el Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (CeProDH) protagonizado por sobrevivientes de ese campo de concentración y exterminio, quienes hilvanan su historia al tiempo que recorren las instalaciones de la Escuela de Mecánica de la Armada, respondiendo a otra pregunta: ¿por qué hubo sobrevivientes? Y a partir de allí su historia cobra otro significado: el de la posibilidad de resistencia que ejercieron aún en las peores condiciones de detención. Así relatan sus estrategias dentro del campo de concentración y describen las redes de solidaridad que en forma oculta establecían entre los propios detenidos-desaparecidos. Además dan cuenta de la obligación impuesta por la Armada de realizar trabajo esclavo que forzó a los secuestrados –como durante el nazismo en la Alemania de la Segunda Guerra Mundial – a falsificar documentos y pasaportes, entre otras “tareas”.En su relato dan cuenta de sus experiencias y de las condiciones de cautiverio que sufrieron: mientras la institución continuaba con el dictado de clases, se torturaba y   se hacía desaparecer a más de 5000 personas que estuvieron allí secuestradas. En ese marco, los ex detenidos-desaparecidos relatan la participación del conjunto de la oficialidad de la Armada en las torturas y la maquinaria de exterminio. Es de esta forma que el territorio de la ESMA puede cruzarse con las imágenes del país de fines de los ’70 y cobrar otro sentido desde el presente. Un relato que conduce inevitablemente a la militancia: previa a la dictadura militar, la que se sostiene durante el cautiverio y la que se recupera a partir de la caída de la dictadura y se mantiene hasta  nuestros días. Esa resistencia tiene su correlato en los juicios que se desarrollan hoy en día en la llamada causa ESMA y que permite a los sobrevivientes, como ellos mismos cuentan en el documental: “convertir nuestro testimonio en acusación”.
Ricardo está PRESENTE en cada relato, en cada testimonio, en cada acusación, lo traen  una y otra vez, se siente en cadaoportunidad que gritamos 30.000 compañeros detenidos 

PRESENTES!!!
Un abrazo hermano, hasta la VICTORIA !!!
Lidia Frank

20/05/10
NOTA ESCRITA PARA EL DIARIO LA OPINION de Trenque Lauquen

No hay comentarios: