lunes, 30 de noviembre de 2009

Boletín Electrónico de noticias y actividades de la AEDD nro 613


Gacetilla de Prensa

1/12: SIGUEN LOS TESTIMONIOS EN EL JUICIO POR CAMPO DE MAYO

Continuarán este martes las audiencias en el juicio por algunos de los crímenes cometidos en Campo de Mayo que lleva adelante el TOF 1 de San Martín.

El martes se escucharán testimonios referidos a las privaciones ilegales de la libertad de las médicas Martha Graciela Eiroa Martiniano y Silvia Quintella Dallasta. Por estos crímenes están imputados los genocidas Santiago Omar Riveros, Reynaldo Benito Bignone, Eugenio Guañabens Perello, Eduardo Espósito y Fernando Ezequiel Verplaetsen.

Varios testigos se referirán el miércoles 2 a la desaparición de María Elida Morales Miy, secuestrada el 22 de abril de 1977 en el partido de Escobar. Están imputados por estos delitos los genocidas Santiago Omar Riveros, Reynaldo Benito Bignone, Eugenio Guañabens Perello, Eduardo Espósito y Fernando Ezequiel Verplaetsen.

El jueves declararán por las desapariciones de Norma Tato y de Jorge Carlos Casariego así como por las de Emilio Alcides Beguán y la de su compañera, María Dolores Graupera. Por estos crímenes están imputados los genocidas Santiago Omar Riveros, Reynaldo Benito Bignone, Eugenio Guañabens Perello, Eduardo Espósito y Fernando Ezequiel Verplaetsen.

Las audiencias se desarrollan en la Sociedad de Fomento "José Hernández", ubicada en Hipólito Yrigoyen 4595, Florida.

Justicia YA! Buenos Aires
Justicia YA! Buenos Aires está integrado por Asociación Anahí, Abogados Laboralistas de Izquierda (ALI), Asociación de Ex Detenidos-Desaparec idos; Asociación de Profesionales en Lucha (APEL); Centro de Abogados por los Derechos Humanos (CADHU); Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (CeProDH); Comisión de Homenaje a los Desaparecidos y Mártires Populares; Comité de Acción Jurídica (CAJ); Comité de Defensa de la Etica, la Salud y los Derechos Humanos (CODESEDH); Comisión de DDHH de Uruguayos en Argentina; Comisión de DDHH del Partido Comunista; Comisión por los DDHH de Trenque Lauquen; Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI); Fundación Investigación y Defensa Legal Argentina (FIDELA); H.I.J.O.S. Regional Oeste; Instituto de Relaciones Ecuménicas; Liberpueblo; Liga Argentina por los Derechos del Hombre (LADH); Vecinos de San Cristóbal contra la Impunidad ; en el exterior : Casapueblos y Campaña de Apoyo a Juicios contra genocidas de Argentina




lunes, 23 de noviembre de 2009

Boletin de la AEDD 612


Gacetilla de Prensa

SIGUEN LOS TESTIMONIOS EN EL JUICIO POR CAMPO DE MAYO

Continuarán este martes las audiencias en el juicio por algunos de los crímenes cometidos en Campo de Mayo que lleva adelante el TOF 1 de San Martín.

El martes 24 declararán testigos refiriéndose al secuestro de Héctor Aníbal Ratto. Por esta privación ilegal de la libertad están imputados los genocidas Reynaldo Benito Bignone, Santiago Omar Riveros y Fernando Ezequiel Verplaetsen.

Al día siguiente, testimoniarán por las desapariciones de Ricardo Waisberg, Valeria Beláustegui de Waisberg, Carlos María Roggerone, Mónica Susana Masri de Roggerone, José Alberto Scacheri, Stella Maris Dorado. Por estos crímenes están imputados los genocidas Riveros, Bignone, Verplaetsen, Eugenio Guañabens Perello y Eduardo Espósito.

El jueves 26 se escucharán testimonios relacionados con las privaciones ilegales de la libertad de Alicia María Castro, Silvia Beatriz Pintos y Norma Rodríguez de Samaniego. Ese mismo día, testigos se referirán a la desaparición de María Magdalena Nosiglia de Ciarlotti. Estos delitos se les imputan, también, a Riveros, Bignone, Verplaetsen, Guañabens Perelló y Espósito.

Las audiencias se desarrollan en la Sociedad de Fomento "José Hernández", ubicada en Hipólito Yrigoyen 4595, Florida.

Contactos de Prensa:

- Luis Bonomi, Abogado del CeProDH, 15 5057 7942

- Liliana Molinari, Abogada del CODESEDH, 15-51766480

- Pedro Dinani, Abogado de la LADH, 15 3343 7730

Justicia YA! Buenos Aires
Justicia YA! Buenos Aires está integrado por Asociación Anahí, Abogados Laboralistas de Izquierda (ALI), Asociación de Ex Detenidos-Desaparec idos; Asociación de Profesionales en Lucha (APEL); Centro de Abogados por los Derechos Humanos (CADHU); Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (CeProDH); Comisión de Homenaje a los Desaparecidos y Mártires Populares; Comité de Acción Jurídica (CAJ); Comité de Defensa de la Etica, la Salud y los Derechos Humanos (CODESEDH); Comisión de DDHH de Uruguayos en Argentina; Comisión de DDHH del Partido Comunista; Comisión por los DDHH de Trenque Lauquen; Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI); Fundación Investigación y Defensa Legal Argentina (FIDELA); H.I.J.O.S. Regional Oeste; Instituto de Relaciones Ecuménicas; Liberpueblo; Liga Argentina por los Derechos del Hombre (LADH); Vecinos de San Cristóbal contra la Impunidad ; en el exterior : Casapueblos y Campaña de Apoyo a Juicios contra los genocidas de Argentina


sábado, 21 de noviembre de 2009

Boletin de la AEDD 611



Gacetilla de Prensa

MARTES 24 DE NOVIEMBRE

COMIENZA JUICIO CONTRA 17 REPRESORES

DEL CIRCUITO REPRESIVO ATLÉTICO-BANCO-OLIMPO

Este martes 24 de noviembre se dará inicio al juicio contra 17 represores por delitos cometidos en los centros clandestinos de detención Atlético, Banco y Olimpo.

El debate comenzará este martes en los tribunales de Comodoro Py 2002 a las 14 hs, con la participación de 47 querellas de organizaciones y particulares.

LOS GENOCIDAS

1- Samuel Miara, Policía Federal Argentina, Alias “Cobani”.

2- Oscar Augusto Isidro Rolón, Policía Federal Argentina, alias “Soler”.

3- Julio Héctor Simón, Policía Federal Argentina, alias “Turco Julián”.

4- Raúl González, Policía Federal Argentina, alias “Mayor Raúl” o “El Negro”.

5- Juan Carlos Avena, Servicio Penitenciario Federal, alias “Centeno”.

6- Eufemio Jorge Uballes, Policía Federal Argentina, alias “Anteojito Quiroga” o “Führer”.

7- Eduardo Emilio Kalinec, Policía Federal Argentina, alias “Dr. K”.

8- Roberto Antonio Rosa, Policía Federal Argentina, alias “Clavel”.

9- Juan Carlos Falcón, Policía Federal Argentina, alias “Kung Fu”.

10- Luis Juan Donocik, Policía Federal Argentina, alias “Polaco Chico”.

11- Guillermo Víctor Cardozo, Gendarmería Nacional, alias “Cortés”.

12- Eugenio Pereyra Apestegui, Gendarmería Nacional Argentina, alias “Quintana”.

13- Raúl Antonio Guglielminetti, ex agente civil de inteligencia del Ejército Argentino, alias “Gustavino” o “Mayor Gustavino”.

14- Ricardo Taddei, Policía Federal Argentina, alias “Cura” o “El Padre”.


15- Enrique José Del Pino, capitán del Ejército Argentino, Batallón de Inteligencia 601, alias “Miguel”.

16- Carlos Alberto Roque Tepedino, Jefe del Batallón de Inteligencia 601 del Ejército Argentino.

17- Mario Alberto Gómez Arenas, Segundo jefe de la Central de Reunión del Batallón de Inteligencia 601.

EL TRIBUNAL

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nro. 2 estará a cargo de este juicio, integrado por los jueces Dr. Jorge Alberto Tassara (presidente del tribunal), la Dra. Ana María D´Alessio, la Dra. María Laura Garrigós de Rébori, y la Dra. María del Carmen Roqueta (4° juez).

LOS COMPAÑEROS

En este juicio se tratarán los delitos cometidos contra 184 compañeros. Por el homicidio de dos de ellos y la privación ilegal de la libertad de un menor se juzga a cuatro represores; por la privación ilegal de la libertad y tormentos de 181 compañeros, se acusa a quince.

Deberán seguir esperando su turno para conseguir justicia…

La instrucción de estas causas estuvo en manos del juez de primera instancia Daniel Rafecas, y se trata de una elevación parcial, que no abarca la totalidad de los delitos que se encuentran denunciados en la causa ABO. De hecho, el juez dejó fuera de los procesamientos los delitos que esos mismos genocidas cometieron contra otras 356 personas que estuvieron secuestradas en esos mismos campos de concentración. Los delitos cometidos contra 208 de esas víctimas se encontraban ya denunciados –con testimonios- en la causa antes de la elevación del presente juicio. Las otras 148 son víctimas que, según consta en la página web de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, también estuvieron secuestradas en los mismos Centros de Detención y permanecen desaparecidas o fueron asesinadas.

Volvieron y aún así no fue suficiente para los jueces…

En el año 2007 fueron identificados los restos de los compañeros Cristina Magdalena Carreño Araya, Isidoro Oscar Peña, Nora Fátima Haiuk de Forlenza, Oscar Néstor Forlenza, Helios Serra, Jesús Pedro Peña, Santiago Villanueva, María Cristina Pérez y Carlos Antonio Pacino.

Los casos de 5 de esos compañeros -Jesús Pedro Peña, Helios Hermógenes Serra Silvera, Isidoro Oscar Peña, Cristina Magdalena Carreño Araya y Santiago Bernardo Villanueva- forman parte de este juicio oral. Sin embargo sólo se procesó a los represores por sus secuestros y tormentos, y no por sus homicidios.

Los 4 compañeros restantes - Nora Fátima Haiuk de Forlenza, Oscar Néstor Forlenza, María Cristina Pérez y Carlos Antonio Pacino- ni siquiera fueron incluidos.

Testigo sí, caso no…

Además, este juicio presenta una característica que se reiteró en juicios anteriores que consiste en convocar a declarar como testigos a sobrevivientes cuyos casos fueron dejados fuera del debate. De esa manera los compañeros deben presentarse a declarar por lo sucedido a otros compañeros sin que los delitos cometidos contra ellos mismos por los mismos represores a los que se juzga hoy, sean tenidos en cuenta.

Esta situación es resultado de la fragmentación de las causas y de la negativa del poder judicial a acumularlas y realizar debates orales que involucren todos los delitos cometidos por centro clandestino de detención.

Por todo esto decimos:

Condena a todos los genocidas!

Justicia para todos los compañeros!

CONVOCATORIA

CONVOCAMOS

A TODAS LAS ORGANIZACIONES Y COMPAÑEROS

EN LA PUERTA DE TRIBUNALES

MARTES 24/11 a las 13 Hs

COMODORO PY 2002

Contactos de prensa:

AEDD - Dra. Elea Peliche: 1554287881

APEL - Dra. Claudia Ferrero: 1556045905

CODESEDH - Dra. Liliana Molinari: 1551766480

justiciaya2004@yahoo.com.ar

Justicia YA! Buenos Aires

Justicia YA! Buenos Aires está integrado por Asociación Anahí, Abogados Laboralistas de Izquierda (ALI), Asociación de Ex Detenidos-Desaparecidos; Asociación de Profesionales en Lucha (APEL); Centro de Abogados por los Derechos Humanos (CADHU); Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (CeProDH); Comisión de Homenaje a los Desaparecidos y Mártires Populares; Comité de Acción Jurídica (CAJ); Comité de Defensa de la Etica, la Salud y los Derechos Humanos (CODESEDH); Comisión de DDHH de Uruguayos en Argentina; Comisión de DDHH del Partido Comunista; Comisión por los DDHH de Trenque Lauquen; Coordinadora contra la Represión Policialla Impunidad.- En e Institucional (CORREPI); Fundación Investigación y Defensa Legal Argentina (FIDELA); H.I.J.O.S. Regional Oeste; Instituto de Relaciones Ecuménicas; Liberpueblo; Liga Argentina por los Derechos del Hombre (LADH); Vecinos de San Cristóbal contra el exterior: Casapueblos; Campaña de Apoyo a juicios contra los genocidas

martes, 17 de noviembre de 2009

Boletin AEDD 610


Los zapatazos de la Justicia


Hoy mi día empezó un poco más temprano que de costumbre, fiché en mi trabajo para no perder el presentismo y me encontré con unos viejos compañeros de hijos para ir hasta Florida, al juicio a Campo de Mayo. Desempolvamos una vieja banderita de hijos, ajada por el paso del tiempo y de las manos que la llevaron. A las nueve de la mañana nos encontramos con Juana Campero, mi amiga del alma, mí hermana, mi compañera .Al encontrarnos no pude evitar mirarle los pies, llevaba unos suecos negros de madera maciza que adornaban su imagen fresca y adolescente que aun desafía el paso del tiempo. Recordé la conversación telefónica que tuvimos hace una semana,"tengo que hacer catarsis", lo tienen que pagar estos genocidas.


El testimonio de Juana fue desgarrador. De cara al jurado y de espaldas al público, declaró con voz tranquila y firme. En un costado las genocidas la miraban con indiferencia. En su relato contó lo más terrible y desesperante que puede vivir un adolescente. Con sus 17 años presenció como torturaban a su madre, golpeaban a su padre mientras le hacían submarino en el baño. Fue llevada a Campo de Mayo el 5 de Enero de 1978, donde permaneció tres días detenida en el centro clandestino de detención, presenciando el horroroso espectáculo que allí se vivía, engrillada a su madre y a un grupo de detenidas. El 8 de enero Juana fue liberada y nunca volvió a ver a sus padres. Al terminar su relato soportó con temple las preguntas mal intencionadas de los abogados de la escoria. Luego preguntó al Tribunal si podía agregar unas palabras.

Estos asintieron. RESPONSABILIZO A ESTOS DOS GENOCIDAS DE TODO LO QUE LES PASO A MIS PADRES. Luego de estas palabras se agachó y sacándose los suecos se los arrojó a uno de los genocidas a modo de proyectil, impactándole en el hombro a uno de los mal nacidos


A esa altura no solo Juana hacía catarsis, nosotros también.
en la vereda, ya que no pudimos seguir presenciando el juicio, vimos que llegó una ambulancia que venía a socorrer al desgraciado, quien se encontraba con una descompensación nerviosa, beneficios que los padres de Juana nunca tuvieron, ni juicio, ni testigos, ni abogados, que los defiendan, ni ambulancia que los socorra.


En este país perverso, donde solo un puñado de genocidas cumple prisión efectiva, quizás solo nos queda esto, hacer catarsis, tratar de que el momento en el que los enjuiciamos sea lo más desagradable posible para ellos


FACUNDO

EQUIPO PORTAL WEB AEDD: LIDIA FRANK-GUSTAVO CARBONELL

Los invitamos a visitar nuestro sitio web:
www.exdesaparecidos .org.ar e mail: aedd@exdesaparecido s.org.ar

Boletin de la AEDD 609


A 38 meses de la desapariciòn forzada de Julio Lòpez y ante el silencio còmplice y coorporativo del Poder Ejecutivo,Legislati vo y Judicial,nuevamente desde La Multisectorial de La Plata,Berisso y Ensenada,convocamos a concentrar el 18 de Noviembre a las 18 y 30hs en Plaza Moreno para luego marchar hacia Casa de Gobierno,para exigir :

¡ APARICIÒN CON VIDA YA !

¡ JUICIO Y CASTIGO A LOS RESPONSABLES !

Convocamos tambièn a participar de la actividad que la CTA Regional llevarà a cabo el 18 de Noviembre a las 11 hs y que consistirà en plantar un àrbol en homenaje a Jorge Julio Lòpez en La Avenida 137 y 66 del Barrio de Los Hornos.-
EQUIPO PORTAL WEB AEDD:
LIDIA FRANK-GUSTAVO CARBONELL

www.exdesaparecidos .org.ar - e mail: aedd@exdesaparecido s.org.ar


lunes, 16 de noviembre de 2009

Increíbles condiciones en que se realiza el "Juicio de Campo de Mayo"






17 de noviembre de 2009

Gacetilla de Prensa

Desde el lunes 2 de noviembre se está desarrollando en la localidad de Florida, (Pdo. de Vicente López) en un galpón correspondiente al Polideportivo Municipal Florida Oeste de la Sociedad de Fomento Martín Fierro, el segundo juicio por algunos de los crímenes de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar en Campo de Mayo a cargo del Tribunal Oral Federal Nº 1 de San Martín.

Después de luchar por más de 30 años contra la impunidad, las condiciones en que el Estado desarrolla los juicios contra los genocidas son más bien un castigo a aquellos que los impulsan y participan en él.
Madres y familiares de más de 80 años son sometidos a declarar en un galpón, con un calor insoportable que arrecia cuando se acerca el medio día bajo el techo de chapas del lugar.
Sin las mínimas condiciones para el desarrollo de un juicio oral, ni siquiera se escucha lo que los testigos con gran dificultad traen a su memoria reviviendo el horror del pasado para terminar con la impunidad tan presente.
Entre el calor y el no escuchar
Escenas repetidas. La presidenta del tribunal le pide a la testigo que repita lo dicho. La testigo no escucha las preguntas que le hace un abogado, le pide a la Jueza que le repita lo dicho por la querella. Muchas veces todos prefieren hablar fuera de micrófono ya que la distancia de no más de cinco metros les permite escucharse entre ellos. El público presente repite constantemente no se entiende, no se escucha.
Los ventiladores redistribuyen el calor, y los presentes reparten agua como en la cancha.
No es una comedia de enriedos, ni el juego de teléfono descompuesto, es el desarrollo “normal” de una audiencia.
El verano aun no comenzó y ya se hace evidente que estas condiciones son insostenibles para el óptimo desarrollo de las audiencias. Denunciamos esta situación y exigimos que se arbitren las medidas necesarias para que el desarrollo de este juicio se realice en un lugar acondicionado para que todos los compañeros que participan de él puedan hacerlo sin que ello signifique un riesgo para su salud.
Contactos de prensa:
- Luis Bonomi, Abogado del CeProDH, 15 5057 7942
- Liliana Molinari, Abogada del CODESEDH, 15-51766480
- Pedro Dinani, Abogado de la LADH , 15 3343 7730

Justicia YA! Buenos Aires

Justicia YA! Buenos Aires está integrado por Asociación Anahí, Abogados Laboralistas de Izquierda (ALI), Asociación de Ex Detenidos-Desaparec idos; Asociación de Profesionales en Lucha (APEL); Centro de Abogados por los Derechos Humanos (CADHU); Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (CeProDH); Comisión de Homenaje a los Desaparecidos y Mártires Populares; Comité de Acción Jurídica (CAJ); Comité de Defensa de la Ética , la Salud y los Derechos Humanos (CODESEDH); Comisión de DDHH de Uruguayos en Argentina; Comisión de DDHH del Partido Comunista; Comisión por los DDHH de Trenque Lauquen; Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI); Fundación Investigación y Defensa Legal Argentina (FIDELA); H.I.J.O.S. Regional Oeste; Instituto de Relaciones Ecuménicas; Liberpueblo; Liga Argentina por los Derechos del Hombre (LADH); Vecinos de San Cristóbal contra la Impunidad. En el exterio r: Campaña de apoyo a juicios. Casapueblos


EQUIPO PORTAL WEB AEDD:
LIDIA FRANK-GUSTAVO CARBONELL
Los invitamos a visitar nuestro sitio web:
www.exdesaparecidos .org.ar
e mail: aedd@exdesaparecido s.org.ar

domingo, 15 de noviembre de 2009

Boletin AEDD - 607

JUSTICIA YA
16 NOVIEMBRE 2009

Gacetilla de Prensa

TESTIMONIOS EN EL JUICIO POR CAMPO DE MAYO


Continuarán este martes las audiencias en el juicio por algunos de los crímenes cometidos en Campo de Mayo que lleva adelante el TOF 1 de San Martín.


El martes declararán Carlos Campero, Olga Paz, Griselda Campero y Juana Eva Campero. La noche de Reyes de 1978 fueron secuestrados Paz, los tres hermanos Campero y sus padres. Juan Carlos Campero y su esposa, Haydee García Gallo de Campero, continúan desaparecidos. Por la aplicación de tormentos a esta familia están imputados los genocidas Santiago Omar Riveros, Fernando Ezequiel Verplaetsen, Carlos Tepedino y Osvaldo García.


El miércoles prestarán testimonio testigos por el caso de Griselda Fernández González, secuestrada el 24 de noviembre de 1976 y liberada en febrero del año siguiente. Ese mismo día se referirán otros testigos a la desaparición de Pablo Alberto García, secuestrado el 6 de abril de 1977, cuando tenía 19 años, en Villa Ballester. Por estos delitos están imputados los genocidas Reynaldo Benito Bignone, Riveros y Verplaetsen.


El jueves declararán por su secuestro Eduardo Covarrubias y Beatriz Castiglione. Ese mismo día testimoniará Aída Pérez Jara de Barreira, refiriéndose a su privación de la libertad y la de su esposo, Serafín Barreira García. Los genocidas imputados por estos crímenes son Riveros, Bignone y Verplaetsen.

Las audiencias se desarrollarán en la Sociedad de Fomento "José Hernández", ubicada en Hipólito Yrigoyen 4595, Florida.

Justicia YA! Buenos Aires

Justicia YA! Buenos Aires está integrado por Asociación Anahí, Abogados Laboralistas de Izquierda (ALI), Asociación de Ex Detenidos-Desaparec idos; Asociación de Profesionales en Lucha (APEL); Centro de Abogados por los Derechos Humanos (CADHU); Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (CeProDH); Comisión de Homenaje a los Desaparecidos y Mártires Populares; Comité de Acción Jurídica (CAJ); Comité de Defensa de la Etica, la Salud y los Derechos Humanos (CODESEDH); Comisión de DDHH de Uruguayos en Argentina; Comisión de DDHH del Partido Comunista; Comisión por los DDHH de Trenque Lauquen; Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI); Fundación Investigación y Defensa Legal Argentina (FIDELA); H.I.J.O.S. Regional Oeste; Instituto de Relaciones Ecuménicas; Liberpueblo; Liga Argentina por los Derechos del Hombre (LADH); Vecinos de San Cristóbal contra la Impunidad. En el exterior: Campaña de apoyo a juicios - Casapueblos

------------ --------- ---

EQUIPO PORTAL WEB AEDD:

LIDIA FRANK - GUSTAVO CARBONELL

Los invitamos a visitar nuestro sitio web:
www.exdesaparecidos .org.ar

e mail: aedd@exdesaparecido s.org.ar





miércoles, 11 de noviembre de 2009

Boletin 606 . 25 años de la AEDD








Enviamos editorial de nuestra revista por los 25 años que cumplimos.


Cumpliendo los 25 años queremos recordar-recordar, volver a pasar por el corazón, las editoriales que fuimos escribiendo a lo largo de estos años.

En 1984, ¿Dónde estábamos entonces? Empezando a juntar las sílabas de algo que con el tiempo llamamos testimonio. No simplemente contar, como se pueda, lo que nos pasó. No. Testimonio: decir estrujando el cuerpo, repasando las heridas, volviendo a despedirnos de los compañeros; decir acusando a los criminales que nos tocaron en el cruel reparto del genocidio.

¿Qué nos convocaba a reunirnos con los otros y otras hacia la primavera del 84? La posibilidad de seguir sacándonos capuchas y grillos, tantear a los costados amigos nuevos, reconstruir un rompecabezas de compañeros, represores y campos de concentración conocidos por fragmentos.

La Asociación sin más, empezaba a darse en los hechos. Nos asociamos, nos pensamos juntos ¡tan luego nosotros que habíamos sido liberados con el terror a cuestas, para aislar y quemar todo impulso de volver a ser uno mismo y, de ese modo, parte de los demás, parte con los demás!

Nos asumimos testimonio: contar para denunciar, tal vez salvar alguna vida…recuperar las voces que se ahogaron en los campos y suenan sin pausas en nuestros oídos.El país de esos días: la promesa de la justicia, el desafío de la justicia.

Los demócratas nos dispararon con impunidad. La amañada prescripción de causas imprescriptibles: una ráfaga. Las instrucciones del procurador general a los fiscales, otra ráfaga. El punto final con la obediencia debida: casi a quemarropa. Los indultos: directo a la sien. La democracia nos halagó con miles de tiros, uno por cada represor liberado, perdonado, ascendido, reivindicado.

Otra vez, nos asumimos testimonio, ¡pero teníamos mucho más que denunciar! Una cámara de diputados, otra de senadores, presidentes, ministros y todos los alcahuetes de televisión, radio y papel prensa, más el palacio de la justicia, las sotanas-Sataná s y el poder económico, dueño y señor de nuestras vidas y muertes.

Nuestras vidas y muertes. ¿Saben? A veces nos decimos sobrevivientes. Como descubrimos que el testimonio y el deber no eran solo individuales, sino colectivos, así fuimos viendo que la sobrevivencia era compartida, distinta para cada uno, pero común desde que nos hayamos vivos y todos tenemos algún nombre que pronunciar sin que nadie nos responda. Al cabo, nos decimos ex detenidos, sobrevivientes, aparecidos y de suyo, militantes. Es decir, con el antes de la lucha en nuestras vidas secuestradas y sobrevividas.

Se trata para nosotros de seguir siendo quienes éramos, con todas nuestras heridas y nuestros nombres sin respuesta, por eso nuestra identidad es la lucha por la memoria y la justicia.

2001. Estamos aquí, íntegros, con toda nuestra identidad, la que logramos sostener dentro de los campos de concentración, gracias a la solidaridad entre nosotros, a pesar de capuchas y grilletes, a pesar de que quisieron hacer de nosotros un número, una letra. Identidad que sostuvimos cuando quebramos el silencio con nuestros testimonios, desbaratando el mandato de los genocidas. Armando la historia de lucha del compañero desaparecido y junto con ella la memoria colectiva de nuestro pueblo, para enlazar aquellas luchas del movimiento popular con las de hoy. Llegamos a nuestros 17 confiando en nuestro pueblo, siendo parte de él. Porque no nos vencieron, continuamos con el mismo compromiso de lucha y la misma solidaridad, como en aquellos 17, apostando a la memoria, a la justicia, a la identidad, a la lucha, a la revolución.

Entonces nuestra presencia en las jornadas del 19 y 20 de diciembre de 2001 encaja en ese hueco rodeado por el “antes” de la desaparición, el de otras marchas, tal vez en esas calles, seguro que parte de la misma lucha. Son esas batallas las que sentimos ganadas cada vez que un represor va a la cárcel y cada vez que un juicio se abre. Así como esas dos noches de agosto de 2003 en las que abolimos las dos leyes de la impunidad recorren como amalgama todas estas piezas. Nuestros brazos alzados, los brazos de miles empujando el sí a la nulidad que durante tantos años los legisladores se negaron a pronunciar.

Voces más roncas pero tan claras y convencidas –como los primeros pasos militantes- de que nuestro pueblo tiene derecho al pan en la mesa, al techo que abriga, la ciencia en la escuela, la medicina en el hospital; al amparo cuando le crecen los años, al digno trabajo que produzca bienes para que los disfrute el pueblo.

En estos años, en que los discursos están plagados de derechos humanos, vimos cómo se descolgaban cuadros, cómo se pedía perdón, cómo se vaciaban de sus maestros algunas de las escuelas del horror, y cómo se insistía en hacernos oír la palabra justicia. Pero a la señora seguimos viéndola con los ojos vendados, con sus laberintos colmados de jueces y fiscales de la dictadura y volvimos a sentirla a cuentagotas.

Del mismo modo que le pusimos el cuerpo y el alma a terminar con las leyes de impunidad, comenzamos la batalla para que todos los represores sean sentados en el banquillo y acusados por todos los compañeros. Una vez más, el Estado de derecho cargó sobre nuestras espaldas la mochila llena de la responsabilidad de aportar las pruebas, la suya siguió vacía y arrumbada y los archivos secretos, más secretos todavía.

Obstinados, seguimos adelante. En 2006 conseguimos que la prisión de Miguel Etchecolatz se perpetúe en cárcel común y que un tribunal por fin diga una verdad prohibida: en nuestro país se perpetró un genocidio. Pero nuestro compañero Julio López no pudo escuchar esa sentencia para la que aportó su valiente testimonio. Desde ese 18 de septiembre está desaparecido. Todos los poderes del Estado se empeñaron en devolvernos sobradas pruebas de encubrimiento y complicidad. Volvieron a dispararnos, casi un tiro de gracia. Pero no. Salimos a la calle, volvimos a desgarrarnos: “Ahora, ahora, resulta indispensable aparición con vida y castigo a los culpables”.

Como tantas otras veces, gritamos, denunciamos la impunidad. La justicia nos devolvió, otra vez, una mordaza. Algunos tribunales decidieron silenciarnos.

Con todas las heridas y con nuestros nombres sin respuesta, hoy con uno más –Julio- que nos despedaza cada día, nuestra identidad sigue siendo la lucha por la memoria y la justicia, que ya y ahora se grita: “Castigo para todos los genocidas, justicia para todos los compañeros”.

Nuestra memoria podrá tener agujeros de dolor, de ausencia, pero no de hechos que nos crispan y nos dan más motivos para continuar en pie de lucha. Nos increpa la desaparición de Luciano Arruga, nos corroen los asesinatos a manos de la policía de Jonathan “Kiki” Lezcano y Ezequiel Blanco, a quien a modo de macabro volver a vivir, enterró como NN. Nos subleva la impunidad de hoy generada, alimentada, sustentada por la impunidad de ayer.

Por Julio, por Luciano, por estos pibes y todos los que caen bajo las balas del gatillo fácil, por los que el hambre y la desocupación desaparecen, por los que la represión castiga por resistirse a desaparecer por hambre y desocupación, por nuestros 30 mil; seguimos enteros y dando batalla.

Sabemos que junto a todos los que luchan, decimos nuestros deseos: Justicia para los compañeros, justicia para el pueblo. Seguimos adelante, organizados y coherentes, conflictivos y fraternos. Con las banderas de nuestros compañeros en alto. Guardando en el cuerpo todas las memorias.


Normal 0 21 false false false MicrosoftInternetExplorer4

EQUIPO PORTAL WEB AEDD:

LIDIA FRANK

GUSTAVO CARBONELL

Los invitamos a visitar nuestro sitio web:
www.exdesaparecidos .org.ar

e mail: aedd@exdesaparecido s.org.ar


martes, 10 de noviembre de 2009

Boletin AEDD 605


10 de noviembre - 1978-2009

RICARDO ALBERTO FRANK

SERGIO ANTONIO MARTINEZ

FRANCISCO NATALIO MIRABELLI

DINA NARDONE

vistos en la ESMA,

HONRAR LA MEMORIA

Si bien el 10 de noviembre es un dìa especial de recuerdo, de traer imàgenes, historia, dolor, angustia de no saber, tambièn es un dìa para reafirmar mi compromiso de continuar el camino que elegí que no es fácil, pero sí es el UNICO que me permite sentir que sigo construyendo memoria, luchando por la Justicia.

Esta “señora de ojos vendados” que parece no querer descorrer la venda que los tapa…acaba de finalizar en Comodoro Py el juicio oral iniciado hace màs de ocho meses a los Jefes de Area. Por primera vez los secuestros de Ricardo y de Yoyi fueron ventilados en un Tribunal, quedando demostrado el hecho, siendo acusados el Coronel Humberto José Lobaiza y Teófilo Saa, ex Jefes del Regimiento de Patricios durante los años 1976/77 y 1978. y responsables de las desapariciones cometidas durante la dictadura en varios barrios de Capital entre los que se cuenta Palermo de donde fueron llevados. No sòlo no fueron condenados, sino que el TOF 5 integrado por los jueces Obligado, Guillermo Gordo y Ricardo Farías dictaron la ABSOLUCIÓN de los mismos.

Esta sentencia que no nos sorprende, pretende profundizar un camino que se viene denunciando: pocos juicios con pocos condenados. Es injusta, es provocadora, pero NO nos PARALIZA. El 10 de diciembre próximo (paradójicamente el día internacional de los derechos humanos) leerán sus fundamentos.

Seguiré junto a mis compañeros, con quienes trabajamos en el día a día para lograr CARCEL COMUN Y EFECTIVA a todos los genocidas por TODOS LOS COMPAÑEROS.

Hay que seguir dando testimonio, trabajando por la Verdad y la Justicia, todavía hay familiares que no saben què pasó con sus desaparecidos, no se los puede identificar en campos de detenciòn por las condiciones en que estaban sobre todo en algunos circuitos del accionar genocida.

Y trabajar la MEMORIA en actos, en nuestra vida cotidiana, dar a conocer la historia, quiènes eran, què querìan, porquè militaban cada uno de nuestros 30.000 detenidos desaparecidos, realizar actividades y dar testimonio a los jóvenes en los Colegios, en las Facultades, seguir colocando baldosas que los recuerden, poner sus nombres en las calles, referenciando que son víctimas del terrorismo de Estado, son actividades que hacen que los ciudadanos vean , discutan, se pregunten… y se sigan formando conciencias para un verdadero Nunca Màs.


Lidia Beatriz Frank - Hermana de Ricardo Alberto Frank

Nota publicada en el diario La Opinión de la ciudad de Trenque Lauquen


CARTA A RICARDO por VICTORIA BEDIN , integrante de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos

Ricky, todavía hoy me cuesta pensar en aquel día que te secuestraron, exactamente 31 años atrás. Aún a esta altura de la historia, en que todos hablan de “derechos humanos”, me resulta difícil imaginar que en ese horror planificado, tan sistemática y tácticamente organizado, un grupo de tareas te secuestró de ese edificio, te atravesó por esa puerta por la que a menudo paso, donde –cada vez que lo hago- miro al suelo y allí luce victoriosa la baldosa que –gracias a tu compañera y hermana, Lidia- te reivindica.

Todavía hoy se me hace difícil Ricky, aún después de descubrir en tu historia, mi historia. La historia de todo nuestro pueblo, la historia de la opresión, la historia de lucha, de militancia, de resistencia, de revolución. La verdadera historia que nunca me contaron, y que aún así -adolescente y mal informada- antes de conocerla en su totalidad, me encontraba dispuesta a levantar la bandera con tu cara y la de los 30.000 compañeros, allá en Trenque Lauquen, acá en Buenos Aires y en cualquier rincón del mundo en que me hallara. Porque tus verdugos no sabían Ricky, que de cada una de tus heridas florecían nuevas manos dispuestas a luchar. Estas que hoy te escriben, sin jamás haber podido mirarte a los ojos, pero sabiendo que nos une lo más fuerte que puede unir a los hombres, la lucha y el amor de revolucionarios.

Cómo te cuento Ricky que mi generación, después de tu generación desaparecida, creció a la luz de mentiras tan inteligentemente armadas por el poder de turno, que aparentaban –aparentan- ser la más justa postura. Pero nos mentían, nos mostraban una historia de a partes cuidadosamente seleccionadas para extirpar las culpas de una clase media que veía, que escuchaba, que entendía, pero nunca denunciaba y hasta en muchos casos, justificaba. Los dueños de esta historia oficial, vieron que la lucha de los compañeros -a pesar de que nos hayan querido genocidiar como pueblo- iba a hacer imposible ocultar que aquí hubo un plan de exterminio, un genocidio con todas sus terribles características. Frente a eso, no podían explicar su inacción que -como dije- roza y en muchos casos constituye, una lisa y llana justificación. Entonces nos inventaron la historia de dos demonios. Y vos, y todos nuestros compañeros detenidos-desaparec idos, eran uno de ellos.

Debo confesarte que me resultó casi imposible concebir como demonios aquellos a quienes se los secuestraba, se los vejaba, se les aplicaba torturas físicas y psicológicas, se los depositaba en campos de exterminio, se los violaba, se les apropiaban los hijos, se los arrojaba con vida al mar. En fin, el horror siquiera imaginable en el infierno de Dante. Es que ni a quien cometa el peor de los delitos le impondría tan brutal condena. Sin embargo, cómo eludir Ricky, eso que nos decían: que en nuestro país hubo una ola –aislada- de terrorismo perverso, locos, degenerados, dementes que pusieron bombas, mataron, asesinaron, a lo cual –y sólo como respuesta- se le respondió también con terrorismo, aunque por más brutal y exagerado, lo debemos repudiar.

Sin tener las herramientas para darme cuenta Ricky, aquello que parecía lo justo, por el sólo hecho de elaborarlo como una respuesta, lo estaba legitimando, lo estaba justificando. Entonces, incómoda con esa lectura de la historia, emprendí este camino de lucha. Tus compañeros Ricky, ahora mis compañeros también, me hicieron entender. La militancia, la resistencia, los pocos pero excelentes profesores dispuestos a derribar mitos oficiales y los libros que nunca habían pasado por mis manos. El espíritu revolucionario, el pensamiento crítico, la construcción colectiva. La inquebrantable lucha de los pueblos. La memoria, la verdad y la justicia. Esa justicia que nunca llega. La justicia que despedazada o desguasada no es justicia. La justicia, que sigue siendo ciega, que nos amordaza, que nos burocratiza, que nos tecnocratiza, que nos corroe, que nos burla. Impunidad. Y otra vez, desaparición. Y Julio López.

Ese necesario camino para comprender con coherencia y conciencia, el por qué de la violencia, algo a lo cual es fácil oponerse sin comprometerse, esa “histérica indiferencia” que no analiza causas, ni coyunturas, ni historia. Esa inestabilidad silenciosa de quienes cierran los ojos señalando lo más visible de la violencia, renunciando a todo compromiso y bordeando lo absurdo. Esa irresponsable ceguera que ve lo mismo en la violencia estructural que en la resistencia al tirano, levantaba el escenario para las doctrinas importadas del imperio. La seguridad nacional. Las fronteras ideológicas. La contrainsurgencia que nuestra lúcida milicia aprendió de los franceses y que comenzaron a ejecutar y enseñar en nuestro país, cuando ni acciones concretas había de lo que ellos consideraban la insurgencia comunista que atentaba contra el ser nacional. Sin embargo era la doctrina militar aplicable contra la insurgencia, para combatir a los insurgentes. Que extraño que haya subversivos cuando aún no habían “subvertido el orden” que decían desordenar.

Y en todo caso, pienso, qué orden es el que se subvierte. ¿Cuál es el orden de las cosas? Acaso no se subvierte el orden cuando las fuerzas de seguridad de un país, bombardean a la población civil –fronteras para adentro- con el fin de derrocar a un gobierno que –nos atraiga políticamente o no- había ganado las elecciones democráticamente, y por una contundente mayoría. Se abrió la línea de fuego directo en ese período de nuestra historia. Aún sabiendo que el intento de golpe había fracasado, se abrió la línea de fuego. Sin embargo Ricky, nunca nos dijeron que esos eran locos dementes y degenerados que bombardearon, mataron, ametrallaron. Nunca nos dijeron nada de esos asesinos. ¿Será porque estaban uniformados? ¿Porque atentaban contra un gobierno apoyado por la masa trabajadora? ¿O porque entonces, la negación es sólo con la violencia desde abajo?

Cinco décadas de nuestra historia de violencia ininterrumpida desde arriba, desde el Estado. El general Uriburu implantando el invento argentino de la picana eléctrica, fusilando a Severino y sus compañeros anarquistas antifascistas. Bombas y ametralladoras al pueblo en la Plaza de Mayo del ’55. La Operación Masacre donde por orden de Aramburu y Rojas fusilaron al Gral. Valle y decenas de compañeros. El asalto de Poggi y Alsogaray a la Casa Rosada. La triste noche de los bastones largos de Onganía. La Masacre de Trelew. La Triple “A”. Esa misma violencia estructural de la Semana Trágica , de la Patagonia Rebelde de Soto y su gente, del Coronel Rauch degollando los indígenas de las pampas para ahorrar balas, del exterminio colonizador con la cruz y la espada en nombre de la corona. Y esto Ricky, por sólo recordar extractos de esa violencia institucionalizada que, tanto antes como después del accionar de tu generación de “locos” siempre estuvo presente, ante el menor movimiento que pusiera en peligro los intereses de las clases dominantes. Indígenas, pobres, negros, zurdos, estudiantes, luchadores, progresistas. A todos ellos, con palos y balas de goma vestidas de ley. A todos con mordazas silenciadoras, materializadas en sangre o en hambre.

Entonces -tal como lo decía Bayer- a los que siguen sosteniendo que están contra toda violencia, les pregunto ¿qué se supone que tenía que responder el indio ranquel Arbolito al coronel europeo Rauch, pedirle una audiencia en lugar de bolearle el cabello y cortarle la cabeza?

Esos que no son capaces de elaborar ante nuestra historia una postura crítica pero honesta, son los mismos que te creyeron un joven rebelde sin causa, que no sabía lo que hacía, que con su accionar irresponsable destruyó a los que quedaron vivos. Que vos eras por imberbe, por inmaduro y estúpido, uno de esos dos extremos que se enfrentaron consiguiendo sólo caos, miedo, muerte, sangre. De resistencia a la opresión, ni hablemos. Todos ellos que te negaron Ricky, que te ocultaron, desvirtuaron y desnaturalizaron tu incorrompible lucha que resistió hasta en el centro mismo del horror; todos ellos son para mi juicio, peores que tus verdugos. Son los colaboracionistas del terror, de la sangre, de las balas, de los uniformes y las botas. Son los “mitlaufer” del nazismo, son los que sustentan el poder de regímenes de terror y de acumulación de riquezas, son los que importan valores de imperios haciéndonos aún más dependientes, son los mismos que hoy dicen que este es un país de mierda cuando fueron –y son- los sistemáticos culpables del retroceso de nuestra historia como pueblo. ¡Y cómo no van a negarte, si aceptarte significa aceptar sus propias culpas!

Pero aún esos necios, más temprano que tarde van a tener que llorar esas culpas y aceptar lo que vos mismo me dijiste en uno de tus escritos publicados en la revista de la AEDD , cuando me decidí a militar: “Quien no quiera que esto cambie, quien se deje llevar por las circunstancias favorables que están destinadas a ser momentáneas, quien se deje arrastrar por la comodidad de una vida fácil, sin compromisos, no cumplirá al final de sus días ni con él mismo. Por eso es necesario plantearnos de mil maneras diferentes qué es lo que queremos para nosotros, para el pueblo que nos rodea. Y una vez convencidos, una vez claros, dedicarnos de lleno y por completo a ello”.

Porque ese camino Ricky fue, es y será el nuestro, el de los compañeros de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos que siguen incansablemente luchando, que siguen organizados después de 25 años exigiendo Juicio y Castigo. Algunos de ellos fueron tus compañeros de cautiverio, y cuando este año en la ESMA ellos me contaron la entereza que tuviste en ese centro de exterminio, de horror y de muerte, entendí que hoy somos mucho más que tío y sobrina –como alguna vez te “adopté” con el permiso de tu luchadora hermana-. Hoy Ricky, voy y yo somos compañeros. Por eso puedo decirte que tanto vos como los 30.000 compañeros detenidos desaparecidos están presentes! Ahora y siempre!

Hasta la Victoria , compañero Ricky!

Victoria Bedin.


EQUIPO PORTAL WEB AEDD: Lidia Frank - GUSTAVO CARBONELL

Los invitamos a visitar nuestro sitio web:
www.exdesaparecidos .org.ar
- e mail: aedd@exdesaparecido s.org.ar