martes, 30 de junio de 2009

Boletín Electrónico de noticias y actividades de la AEDD nro 547

LA GALLEGA

En este momento, en este mismo instante en que escribo y en ese mismo instante en que ustedes leerán, Karina Germano López, la Galle sigue presa en el penal de Ezeiza. Este instante pasará. Una vez que pase seguiremos con las urgencias de nuestra vida individual y política. Pero, aunque sea en este instante, tratemos de acercarnos un poco a esa mujer de carne y hueso que es Karina Germano López.

Hija de una pareja de revolucionarios, la Galle es una militante, una luchadora, una compañera de todos los que queremos poner fin a esta sociedad capitalista, basada en la explotación, en la degradación, en la miseria. Detenida en Brasil en el año 2002 junto a cinco compañeros de Chile y Colombia, Karina fue acusada de participar del secuestro de un multimillonario. La pena inicial de 16 años de prisión fue llevada a 30 años por un tribunal conocido en ese país como la “cámara de gas”.

“Alojada” en la prisión de Carandirú, la Galle tiene la fuerza y la integridad suficientes para no dejarse vencer. En esa prisión del carcelario San Pablo, lucha y consigue autorización para darles clases de manualidades a las internas. ¿Conoce la Galle la historia de Olga Benario, otra militante internacional, nacida en Alemania, formada en la Unión Soviética y organizadora junto a Prestes de una fallida insurrección armada en 1935 en Brasil? ¿Sabe la Galle que después de que Getulio Vargas la extraditara a la Alemania Nazi , Olga organizaba a sus compañeras del campo de concentración para limpiar la barraca, para hacer ejercicio físico, para no dejarse morir antes de que las mataran? Seguramente lo sabe, o no. Lo que importa es que su actitud es la misma.

Luego de los terribles motines de mayo de 2006, Hilda, la mamá de la Galle , consiguió que trasladaran a su hija a Argentina. Hilda cuenta que los miembros de INTERPOL y la directora del penal se sorprendieron por la despedida que las presas le hicieron a Karina. ¿Por qué ese reconocimiento? ¿Por qué ese afecto de “presas comunes”? Tal vez porque la Galle supo (y sabe) cómo llevar a la vida cotidiana los grandes ideales de un mundo plenamente humano.

Una vez en Argentina, la maquinaria judicial y penitenciaria no se ahorró ninguna vejación: un fiscal ligado a la ESMA , la negación de las salidas durante años, la restricción de las visitas, y la más reciente, un nefasto “viaje” en el que la Galle (esposada) fue obligada a compartir un vehículo con un genocida (sin esposar).

Cuando la Galle tuvo que exiliarse con su mamá se decía “Los argentinos somos derechos y humanos”. Hoy cuando la Galle está presa se dice “no puede negarse el avance del gobierno en el respeto por los derechos humanos”. La Galle y nosotros sabemos que esto no es una casualidad, no es una coincidencia; a pesar de las diferencias no menores que hay entre una dictadura abierta y la democracia capitalista. En el país en el que los represores de ayer y de hoy caminan por las calles, o disfrutan de cárceles VIP, la Galle tiene que batallar para que le respeten los pocos derechos que el propio sistema dice reconocerle.

Al igual que muchos otros compañeros, la Galle es una presa política, hoy, en este país, en este instante. Al igual que para todos los presos políticos, de hoy y de ayer, de Argentina y de cualquier país capitalista, la esperanza está en la lucha de los que estamos afuera.

Valeria Ianni

cuando la tarde cae y se busca una ventana

Karina Germano López, la “Gallega

“la tristeza es un pedazo de cielo tras la ventana pequeña de una celda…”

Carlos Aiub; “doce”

…y más si es una tarde de esas a plomo

y llueve fino y frío;

y más si en el plomo de esa tarde

están impresas estas calles vacías, sin sombra siquiera,

y es el momento en que todavía discuten

día y noche para ver quién se impone,

y la ventana es el marco

para un fondo de amianto.

Por otra ventana, una más pequeña,

la Gallega tal vez mirará ese mismo cielo.

(Cuando el frío la sacude, ella tirita;

la requisa le sacará los libros, y ella humanamente

se apenará, aunque con la vista tal vez imperturbable. )

En una ventana del suburbio se dibuja

un cielo gris, a plomo,

tal vez el mismo cielo que en Ezeiza, y es un día

de esos como para llorar con solo ver por la ventana.

La Gallega tal vez no llora nunca,

o sí.

(Cuando la golpean, le duele; moretones le cubren

la espalda, las piernas,

las costillas si un bastón golpea

entre sus fibras.)

Ahora llueve y la tarde se ha vuelto noche

y el paisaje se ha vuelto un tango.

La Gallega quizás cuenta hasta cien mil o un millón,

multiplica hasta el infinito el número 12

de su pabellón,

inventa rostros perdidos sobre unas manchitas de humedad,

cuenta los días en más de dos mil sombras,

piensa un presidio de San Pablo, camina

un presidio bonaerense.

(Cuando el encierro se prolonga monótono, se aburre.

Cuando la lluvia que entra por la ventana y las goteras

la salpican, se moja.)

La noche invernal se cierra, pero

miro por una hendidura, por una ventana perdida

de la noche. Acaso la Gallega

mirará esa misma noche

por una ventana más pequeña

un punto extraviado de una noche más inmensa.

Tal vez pensará en el afuera

(cuando hace frío, lo siente en la piel)

y en salir, y en seguir la lucha,

(cuando le pegan, le duele)

y en un abrazo compañero también

(cuando la lluvia la salpica, se moja)

multiplicado por cada día de sombra.

Miro por mi ventana y ya casi no se ve nada.

Sé que la Gallega está ahí,

firme, detrás de otra ventana

más pequeña.

Va a salir un día. Tal vez llueva

y la lluvia la mojará.

Mariano Garrido

APARICIÓN CON VIDA DE JULIO LÓPEZ Y LUCIANO ARRUGA


EQUIPO PORTAL WEB AEDD:

LIDIA FRANK

GUSTAVO CARBONELL

Los invitamos a visitar nuestro sitio web:
www.exdesaparecidos .org.ar

e mail: aedd@exdesaparecido s.org.ar

Para subscribirse enviar correo electrónico a la dirección

Para desubscribirse enviar correo electrónico a la dirección

boletinaedd- un subscribe@ gruposyahoo. com.ar

No hay comentarios: