miércoles, 12 de noviembre de 2008

Boletín Electrónico de noticias y actividades de la AEDD nro 473

A 30 años del secuestro y desaparición de
RICARDO ALBERTO FRANK
YOYI MARTINEZ
Y
TITIN MIRABELLI
Homenaje en la Plaza de la Memoria (Plaza Francia)
de la ciudad de Trenque Lauquen
Domingo 16 de noviembre a partir de las 18.00 horas
En caso de lluvia, el acto se trasladará a los galpones de la Estación del Ferrocarril.
* Elaboración colectiva de una baldosa con el nombre de los compañeros
* Feria de artesanitos
* Taller artístico.
* Radio Abierta
* Presencia de la Biblioteca Popular "Osvaldo Bayer"
* Muestra fotográfica "JORGE JULIO LOPEZ"
CONVOCAN:
Comisión por los Derechos Humanos de la Ciudad de Trenque Lauquen
Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos.
ENVIAR ADHESIONES A:
SABADO 15 de noviembre a las 20.00 horas
en el Centro Cívico de la ciudad de Trenque Lauquen
calle Oro y B. Villegas
Javier Gortari, presentará el libro Exilio y Después, libro de poemas y algo más que fueron escritos durante la década del 70 y del 80 y recopilados ahora en este volumen.

Trenque Lauquen, 16 de Noviembre. A 25 años de la instauración de la democracia y a 30 años de la desaparición de Ricky Frank y Yoyi Martínez, Javier Gortari nos trae su arte, sus pensamientos, sus vivencias en Exilio y Después.

Ante un primer intento de organizar esta presentación para el 24 de marzo de este año, encuentro que no se pudo concretar, surge la posibilidad de hacer este evento para recordar los 30 años del día en que fueron secuestrados estos jóvenes.

Javier ha decidido hacerlo por ser amigo y compañero de ruta de ellos, de manera también de sumarse a los actos previstos para este fin de semana.

Exilio y después... es poesía cruda, urgente: “necesaria... como el aire que exigimos trece veces por minuto”. Poesía de a pie, trajinada a ritmo de desesperación, de desconcierto ante el derrumbe de todos los cánones establecidos. Del devaneo compulsivo entre la psicosis y la calma chicha. Poesía de apuro al compás del desencuentro, la introspección permanente y la subyugación autista. De la soledad, de la culpa, de la pulsión de vida frente a la seducción de un aquelarre de sirenas. De la esperanza ciega en un destino incierto, del instinto por el camino y el albur de cada encrucijada, de la tensión de un albedrío a cara o cruz y siempre el amor como sentido personal y solidario de existencia.


Un recuento de exilios propios y ajenos: el infierno interno, el terrorismo estatal asolando las calles, la sordidez impía del algo habrán hecho, la angustia colectiva de todo un país exiliado sobre si mismo, resistiendo, desensillando hasta que aclare, aprendiendo a sobrevivir en la inclemencia del temporal represivo. El desexilio emblemático de las Madres de la Plaza , la vergüenza de Malvinas y su secuela de una nueva sangría inocente, muerte sobre muerte hasta la implosión de la primavera democrática con su bagaje de retoños y la terquedad de volver al arado, al nido y la guitarra, de retomar la posta con los muertos aun desnudos, con la sencillez y el recato de unas pocas intuiciones en las alforjas y un amor porfiado a pesar de los remiendos. Es una poesía cargada de nombres propios. Poetas, revolucionarios, militares, mujeres, hijos, compañeros. Y territorios: la ciudad de La Plata signada por la agonía doliente del exterminio genocida, Managua y sus oropeles mestizos de capital de la esperanza latinoamericana de principios de los ochenta. Nicaragua fue la poesía del planeta en esos años, y la poesía nicaragüense sobrevuela todo el relato. Xavier del Ceibo es un nombre de fantasía: “... también la verdad se inventa”. Una conjunción de reminiscencias vascas, descubrimientos centroamericanos y la impronta del sur en la flor rioplatense. Un argentino de tantos que la vivió, la sufrió, la amasó y la piloteó como mejor pudo en el marco de su derrotero personal, sus tangos a cuenta y su convicción a cuestas. Esa infinita pequeñez del hombre puesta en juego por los designios de todo destino humano. Un semejante. Un compañero mas.

Con la categórica intencionalidad de la memoria. La memoria como resistencia, como interpelación a la impunidad, al olvido y al enjuague obsceno del oprobio debajo de la alfombra. Y la memoria simiente echada a vuelo y adrede por los rumbos indescifrables de la historia. Como sentencia León Felipe – exiliado y desexiliado si los hay y no por casualidad uno de los nombres propios invocados por del Ceibo – “... y si después queda algo todavía, eso, será la poseía”.

La editorial

Javier Gortari es economista graduado en la universidad Nacional de La Plata (UNLP), con postgrado en Administració n de Programas Sociales en la Universidad Nacional de Misiones (UNaM).

Fue Presidente del Centro de Estudiantes de la Casa de Trenque Lauquen en Buenos Aires en 1978.

A principios de 1980 salió del país rumbo a Bolivia. Después del golpe militar en este país, se dirigió a Nicaragua como cooperante internacional del gobierno revolucionario. En Nicaragua fue docente en la escuela media y colaborador del gremio nacional de educadores ANDEN, prestó servicios en la Federación de Cooperativas de Ahorro y Consumo(FECANIC) , fue asesor económico del Ministerio de Comunicaciones, periodista del área económica en el semanario Barricada Internacional – edición español/ingles- y de la revista Segovia del Ejercito Popular Sandinista (EPS).

En Argentina trabajo en el Ministerio de Economía de la Nación , la Fundación para el Desarrollo Económico (FIDE) y los ministerios de Economía de Mendoza, de la provincia de Buenos Aires y de Misiones, así como en las ong`s Obra Kolping Argentina y el CEDYEP. Consultor del PNUD y el CFI para proyectos de desarrollo regional.

Actualmente es docente de la Universidad Nacional de Misiones y Decano de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales por el periodo 2002/2006 y reelecto para el periodo 2006/2010.

No hay comentarios: